Adorar y amar a Dios

Autor: Vianney San Juan María . Visitas: 3990

Adorar y amar a Dios

Te amo, Oh mi Dios, Mi único deseo es amarte hasta el último suspiro de mi vida.

Te amo, Oh infinitamente amoroso Dios, y prefiero morir amándote que vivir un instante sin ti.

Te amo, Oh mi Dios, y tan solo deseo ir al cielo para tener la felicidad de amarte perfectamente.

Te amo, Oh mi Dios, y mi solo temor es ir al infierno porque ahí nunca tendría la dulce consolación de tu amor.

Oh mi Dios, si mi lengua no puede decir cada instante que te amo, por lo menos quiero que mi corazón lo repita cada vez que respiro.

Ah, dame la gracia de sufrir mientras que te amo, y de amarte mientras sufro, y el día que me muera no solo amarte pero sentir que te amo.

Te suplico que mientras más cerca este de mi hora final aumentes y perfecciones mi amor por ti. Amén.

Santo Cura de Ars

Acerca del Autor

Vianney San Juan María

Vianney San Juan María

Fue un presbítero, que durante más de cuarenta años se entregó de una manera admirable al servicio de la parroquia que le fue encomendada en la aldea de Ars, cerca de Belley, en Francia, con una intensa predicación, oración y ejemplos de penitencia. Diariamente catequizaba a niños y adultos, reconciliaba a los arrepentidos y con su ardiente caridad, alimentada en la fuente de la Eucaristía, brilló de tal modo, que difundió sus consejos a lo largo y a lo ancho de toda Europa y con su sabiduría llevó a Dios a muchísimas almas (†1859).

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • La política católica del Padre Meinvielle
      La conciencia
      La virilidad religiosa
      Corpus Christi
      Educación o relativismo
      La Iglesia en la actualidad, el progresismo religioso
      Las aflicciones
      Hipertiroidismo y esterilización
    • Una nueva visión de la homosexualidad
      Testimonio de Bosco Gutiérrez
      La enseñanza católica sobre el matrimonio
      Veinticinco de Mayo
      el Gran Milagro
      Iglesia y masonería
      Conferencia sobre Martín Lutero
      La Vocación
    • La cólera de las rosas
      Herejes
      Cristo y los fariseos