El Anticristo

Autor: Castellani Leonardo . Visitas: 5890

El Anticristo

Acerca del Autor

Castellani Leonardo

Castellani Leonardo

En 1913 se incorporó al colegio santafesino La Inmaculada, de los padres jesuitas, en donde se recibió de bachiller en 1917.

El 27 de julio de 1918 ingresó como novicio en la Compañía de Jesús. En 1929 viajó a Roma y allí fue ordenado sacerdote, el 27 de julio de 1930.

Cinco años después, ya terminados sus estudios en Psicología, Filosofía y Teología, regresó a la Argentina.

Se dedicó a la docencia y al periodismo, mientras consolidaba su prolífica vocación de escritor: más de 60 títulos, varios de ellos aún inéditos, que abarcan todos los géneros y temáticas.

Fallecido el 15 de marzo de 1981, el Padre Castellani fue, además de una gloria de nuestras letras, un sacerdote ejemplar y un símbolo de la argentinidad.

Su obra y su figura son permanentemente revalorizadas por las jóvenes generaciones de nuestra Patria, en virtud de las continuas reediciones de sus libros, como así también de la publicación de aquellos títulos nunca editados o editados en forma limitada y hace ya mucho tiempo.

Su estilo peculiar, tan criollo, incisivo y humorístico, sumado a la cualidad profética de sus escritos, conducen al lector a una obligada reflexión sobre cuestiones tan elementales como trascendentes: la forma de pensar y de vivir, la amistad, la familia, la patria, la religión, el cielo.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Las adicciones como desafío a la psicología
      Coronilla de la Divina Misericordia
      Mandato misionero
      Grandes desafíos para la inteligencia hoy
      Fin del hombre
      La Virginidad
      Mayo de 1810 y la autonomía
      Situación actual de la universidad
    • Qué nos da la fe
      ¡No al aborto!
      Demonio de la acedia, ¿por qué?
      La vocación de los niños y la familia
      Jornada de la Evagelium Vitae
      La libertad religiosa en la Dignitatis humanae
    • Cautelas
      Tratado sobre la gracia y el libre albedrío
      Aunque todos... yo no