La soberanía del hombre

Autor: Ezcurra Alberto . Visitas: 3817

La soberanía del hombre

Desde el momento en que al hombre le son quitadas sus facultades naturales, en especial la inteligencia, en pro de una sensiblería exagerada, pierde autonomía y se convierte en una marioneta de aquellos que trabajan por la perdida total de su independencia.

Acerca del Autor

Ezcurra Alberto

Ezcurra Alberto

Alberto Ignacio Ezcurra nació Buenos Aires el 30 de julio de 1937 y murió el 26 de mayo de 1993. Su sangre provenía de los más patricios apellidos de la Argentina. Era el primer hijo de una de las figuras claves del revisionismo histórico y uno de los fundadores del Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas, en 1938. Alberto Ezcurra Medrano, quien influye en el pensamiento y en la formación de su hijo, el futuro jefe del Movimiento Nacionalista Tacuara, la que para algunos fue la más popular organización de militancia juvenil de fines de los '50 y los '60.

Alberto Ezcurra Uriburu era un joven austero. Toda su vida usó lentes de gruesos cristales y marco negro bajo unas cejas espesísimas. Poseía una sólida y bastísima formación. Pero con la humildad que lo caracterizaba, jamás hizo alardes ni posaba de doctor. Era inteligente, astuto y muy estudioso.

Era un gran orador; Poseía firmes convicciones y carisma. Admirado y cuestionado, ya que no tenía pelos en la lengua, llamaba a cada cosa por su nombre. Solía concurrir al Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas donde recibía charlas de José María Rosa o Arturo Jauretche que les daban una versión de la historia distinta de la liberal, aunque también frecuentaban la trastienda da la librería Huemul, y asistían a conferencias de nacionalistas católicos como el Padre Julio Meinvielle, o de Jordán Bruno Genta.

En el año 1957 con algunos amigos funda el Movimiento Nacionalista Tacuara.

Ezcurra definía sus ideas y las de Tacuara de la siguiente manera: "Nuestro movimiento, que procura instaurar un nuevo orden, es cristiano en cuanto afirma la primacía de los valores espirituales y permanentes en el hombre y en la sociedad; nacionalista, en cuanto sostiene a la Nación como unidad social suprema, y socialista por su concepción económico-social, anticapitalista, revolucionaria y comunitaria". Tacuara terminó dividiéndose y disolviéndose y entonces Alberto Ezcurra retornó al seminario y terminó consagrado al sacerdocio; lo hizo primero en Paraná, Entre Ríos, y luego en San Rafael, Mendoza. Cuando el Padre Alberto misionaba elegía los parajes más desatendidos e inhóspitos, allí donde los criollos habían sido abandonados a su suerte por la perversidad del sistema dominante. Y volvía de la misión, rico en experiencias apostólicas y en decires campestres que solía aplicar en sus clases y cursos. El 26 de mayo de 1993 murió de un cáncer el cura Alberto Ignacio Ezcurra Uriburu. Todo su intenso paso por este mundo fue "Milicia y servicio", la simbiosis de la "espada y la cruz".

Comentarios (1)

  • Juan Flores

    Juan Flores

    04 Mayo 2013 a las 20:46 |
    El hombre de hoy, y sobre todo los jóvenes no logran ver como se los manipula y usa como objetos que pueden ser tomados y dejados según conveniencias, y esto con la bandera engañadora de los derechos; derechos que a ellos mismos les han quitado.
    Que bueno que se publican cosas así, aunque sea para salvar a unos pocos.
    Gracias por tan buen material.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Las vírgenes necias
      La Encarnación redentora de Cristo
      Misericordia y confesión
      Eutanasia
      La política católica del Padre Meinvielle
      El liberalismo es la iniquidad
      Hipertiroidismo y esterilización
      Motivos para amar a Dios en el orden sobrenatural
    • Acedia y martirio
      el esoterismo
      La Realeza de Cristo y la apostasía del mundo actual
      Qué nos da la fe
      Las Dos Mujeres del Apocalipsis
      Pregón Pascual 2013
      Parábola de los lirios y los pájaros
      La Reforma de Lutero
    • El Padre Brown anduvo por la Argentina
      Concepción católica de la política
      El arte de aprovechar nuestras faltas según S. Francisco de Sales