La virtud verdadera y la virtud falsa

Autor: Vianney San Juan María . Visitas: 3408

La virtud verdadera y la virtud falsa

Jesucristo no podía darnos señales más claras y seguras para conocer a los buenos cristianos y distinguirlos de los malos, que indicándonos la manera de conocerlos, a saber, juzgarlos por sus obras, y no por sus palabras. «El árbol bueno, nos dice, no puede llevar frutos malos, así cómo un árbol malo no los puede llevar buenos» (Matth., VII, 18.). Un cristiano que sólo tenga una falsa devoción, una virtud afectada y meramente exterior, a pesar de todas sus precauciones para disfrazarse, no habrá de tardar en dar a conocer los desórdenes de su corazón, ya por las palabras, ya por las obras. Nada más común, que esa virtud aparente, que conocemos con el nombre de hipocresía. Pero no más deplorable es que casi nadie quiere reconocerla. ¿Tendremos que dejar a esos infelices en un estado tan deplorable que los precipite irremisiblemente al infierno? No, intentemos a lo menos hacer que se den cuenta, en alguna manera, de su situación. Pero, ¡Dios mío! ¿Quién querrá reconocerse culpable? ¡Ay!, ¡casi nadie!, servirá, pues, este sermón para confirmarlos más y más en su ceguera? A pesar de todo, quiero hablaros cual si mis palabras os hubiesen de aprovechar.

Cura de Ars

Acerca del Autor

Vianney San Juan María

Vianney San Juan María

Fue un presbítero, que durante más de cuarenta años se entregó de una manera admirable al servicio de la parroquia que le fue encomendada en la aldea de Ars, cerca de Belley, en Francia, con una intensa predicación, oración y ejemplos de penitencia. Diariamente catequizaba a niños y adultos, reconciliaba a los arrepentidos y con su ardiente caridad, alimentada en la fuente de la Eucaristía, brilló de tal modo, que difundió sus consejos a lo largo y a lo ancho de toda Europa y con su sabiduría llevó a Dios a muchísimas almas (†1859).

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Aborto de un Sidasico
      Ética de la profesión
      ¿Qué le pasó a nuestro amor?
      Florilegio de la virginidad
      Misericordia y confesión
      Misterio tremendo y fascinante
      Control de natalidad
      Situación actual de la universidad
    • Lucha y victoria sobre la acedia
      Principios de la moral cristiana
      La Vocación
      La acedia eclesial
      Matrimonio y familia II
      La acedia familiar
    • Disposiciones para la buena muerte
      Caritas in veritate
      El criterio