Las adicciones como desafío a la psicología

Autor: Fuentes Miguel Ángel IVE . Visitas: 3399

Las adicciones como desafío a la psicología

Acerca del Autor

Fuentes Miguel Ángel IVE

Fuentes Miguel Ángel IVE

El P. Miguel Ángel Fuentes, es sacerdote del Instituto del Verbo Encarnado, ordenado en 1984. Licenciado en teología por la Pontificia Universidad Angélicum, de Roma; y doctor en Teología con especialización en Matrimonio y Familia, por el Instituto Giovanni Paolo II, de la Universidad Lateranense de Roma.

Ha sido profesor en la Universidad Católica de San Luis, en el Seminario Diocesano de San Rafael, en la Casa de estudios Fulton Sheen Residence, en Washington (USA), en el Estudiantado Santa Catalina, de San Rafael (Argentina), y en el Seminario religioso del Instituto del Verbo Encarnado, en San Rafael. Actualmente es docente en este último centro de estudios y dicta cursos de actualización teológica en Argentina, Italia y Estados Unidos.

Ha publicado numerosos artículos en revistas de teología, una veintena de libros (algunos de ellos traducidos al inglés, al italiano, al portugués y al árabe), y los veintiún números de la colección “Virtus” (sobre formación de la afectividad). Es el director de la página “El Teólogo Responde” y asesor del CEyTEC (Centro de estudios y tratamiento de enfermedades de la conducta).

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • El liberalismo es la iniquidad
      ¿Se debe confesar todos los pecados?
      Judaísmo y Cristianismo
      Ordenación sacerdotal en Valencia
      Psicología de la cruz en la obra de Santa Edith Stein
      Visión cristiana de la sexualidad
      El juicio temerario
      Teología de la liberación y dialéctica revolucionaria de los años 70
    • Relación entre Fe y Psicología
      Virgen de Guadalupe
      Fátima
      La libertad religiosa en la Dignitatis humanae
      El pensamiento político del Padre Julio Meinvielle
      El rey David
      La acedia eclesial
    • Santa Misa de Pentecostés
      Dios no es un cantor de tangos
      Peleó con todos, menos con Dios