Modernismo y revolución cultural

Autor: Sáenz Alfredo sj. . Visitas: 3156

Modernismo y revolución cultural

Acerca del Autor

Sáenz Alfredo sj.

Sáenz Alfredo sj.

Es Licenciado en Filosofía y Doctor en Teología por la Universidad Pontificia de San Anselmo, en Roma. Durante 13 años fue Encargado de Estudios en el Seminario Arquidiocesano de Paraná, teniendo a su cargo, la revista cuatrimestral Mikael. Actualmente enseña Teología Dogmática y Patrística en la Facultad de Teología de San Miguel, dependiente de la Universidad del Salvador, de Buenos Aires.

Dicta frecuentes cursos en Buenos Aires y en el interior del país, sobre temas de su especialidad. Ha estado, asimismo, en varias ciudades de España, Italia y México, pronunciando conferencias. Integra el grupo de conferencistas del Centro de Investigaciones de ética Social. Tiene también a su cargo diversos ciclos culturales, sobre todo los que cada año promueve en Buenos Aires la Corporación de Abogados Católicos. Es Asesor de la Corporación de Científicos Católicos. Ocupa, asimismo, el cargo de Vice-Decano de la Academia del Plata y es miembro de la Junta de Historia Eclesiástica. Autor de numerosos artículos en diversas revistas nacionales y extranjeras, principalmente en Mikael y Gladius.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Circunstancias históricas de la crisis modernista
      Modernismo y revolución cultural
      Carta a uno que no concreta la Vocación
      Sin fe es imposible agradar a Dios
      Control de natalidad
      Homosexualidad y adopción
      La educación en la familia
      La Biblia es la Palabra de Dios
    • Matrimonio y familia I
      Antonio Gramsci y la revolución cultural
      La correcta interpretación del Concilio Vaticano II
      Discurso a los emprensarios argentinos
      Evangelizar desde la cátedra
      La acedia eclesial
      Acedia y martirio
      La Realeza de Cristo y la apostasía del mundo actual
    • Introducción a la vida devota
      Homilía de Clausura del año de la fe
      El Cura Brochero y la palestra del espíritu