Reducción de embriones

Autor: Fuentes Miguel Ángel IVE . Visitas: 2846

Reducción de embriones

En este breve programa de El Teólogo Responde el Padre Miguel Ángel Fuentes responde a la posibilidad en algún caso de eliminar embriones en pos de un bien.

Es breve pero extraordinariamente claro y católico en su respuesta. 

Acerca del Autor

Fuentes Miguel Ángel IVE

Fuentes Miguel Ángel IVE

El P. Miguel Ángel Fuentes, es sacerdote del Instituto del Verbo Encarnado, ordenado en 1984. Licenciado en teología por la Pontificia Universidad Angélicum, de Roma; y doctor en Teología con especialización en Matrimonio y Familia, por el Instituto Giovanni Paolo II, de la Universidad Lateranense de Roma.

Ha sido profesor en la Universidad Católica de San Luis, en el Seminario Diocesano de San Rafael, en la Casa de estudios Fulton Sheen Residence, en Washington (USA), en el Estudiantado Santa Catalina, de San Rafael (Argentina), y en el Seminario religioso del Instituto del Verbo Encarnado, en San Rafael. Actualmente es docente en este último centro de estudios y dicta cursos de actualización teológica en Argentina, Italia y Estados Unidos.

Ha publicado numerosos artículos en revistas de teología, una veintena de libros (algunos de ellos traducidos al inglés, al italiano, al portugués y al árabe), y los veintiún números de la colección “Virtus” (sobre formación de la afectividad). Es el director de la página “El Teólogo Responde” y asesor del CEyTEC (Centro de estudios y tratamiento de enfermedades de la conducta).

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • La decadencia de la inteligencia
      Jordán Bruno Genta: El mártir
      Examen crítico del liberalismo como concepción del mundo
      El respeto humano
      Todos los santos
      El sentido del pecado
      El matrimonio
      El Cantar de Mio Cid
    • Fátima
      Jornada de la Evagelium Vitae
      La Iglesia
      La acedia eclesial
      Pregón Pascual 2013
      Matrimonio y familia II
    • Tratado sobre la gracia y el libre albedrío
      Carta del Papa para la cuaresma 2014
      El hombre doliente