A 62 grados bajo cero

Autor: Llorente Segundo .Visitas: 3682

A 62 grados bajo cero

Selección de cartas inéditas del Padre Segundo Llorente mientras realizaba su misión en Alaska.

Acerca del Autor

Llorente Segundo

Llorente Segundo

Segundo Llorente Villa S.J. fue un jesuita, filósofo y escritor español. Pasó más de 40 años como misionero en Alaska. Fue diputado ante el Congreso de los Estados Unidos por el estado de Alaska, y es considerado co-fundador de dicho estado. Fue el primer sacerdote católico en formar parte de una legislatura norteamericana. En el otoño de 1935 llega a Alaska. Su primera misión es Akulurak. Allí encuentra sus primeras dificultades, pues no solo tiene que aprender la difícil lengua esquimal, sino que ha de hacer entender el concepto de Dios a personas con una psicología y pensamiento radicalmente diferentes a los europeos. Pero al igual que la dificultad de la misión fue lo que le llevó a elegir Alaska, el reto del idioma y las ideas abstractas esquimales le llenaban y motivaban aún más. En 1937 le destinan a Kotzebue, en el océano Ártico Fue enterrado en un cementerio indio en De Smet, Idaho, donde solo pueden ser enterrados nativos indígenas americanos, a petición de los mismos, el 30 de enero de 1989. También fue nombrado hijo predilecto de su puelo natal, Mansilla Mayor (León). Estuvo largas temporadas en Akurulak, Bethel, Kotzebué y Alakanuk, pero sus crónicas más famosas son las que se conocen con ese mismo nombre recogidas en un libro llamado "Crónicas Akulurakeñas".

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Antonio Gramsci
      El sentido cristiano de la muerte
      El dispositivo intrauterino
      Paternidad responsable
      El divino impaciente
      Cristo y los fariseos
      La educación de los hijos
      El concubinato
    • Una nueva visión de la homosexualidad
      El demonio del mediodía
      Evangelizar desde la cátedra
      La virtud de la caridad
      La Vocación
      Jornada de la Evagelium Vitae
      Fenómenos Extraordinarios
      La acedia eclesial
    • Morder la realidad
      Misa de Requiem
      Homilía en la Parroquia Santa Marta