Ante el desconsuelo más humildad

Autor: José de Calasanz san .Visitas: 2155

En las pruebas de la vida tenemos necesidad de consuelo

Ante el desconsuelo más humildad

San José de Calazans dirige la carta al P. Sorbino. Este sacerdote estaba pasando pruebas difíciles de la vida, como a todos nosotros nos sucede. 

Las pruebas se reducen a varias categorías:

1. Aquellas relacionadas con nuestros afectos hacia los demás 

2. Pruebas relacionadas a nuestra propia salud, surgiendo como resultado el miedo a la muerte, a la enfermedad, etc. 

3. Las pruebas espirituales.

a. Negativas, que son aquellas relacionadas con el pecado.

b. Positivas, relacionadas no ya con el pecado, sino con las noches (del sentido y del espíritu)

“Milicia es la vida del hombre sobre la tierra” y nosotros no estamos eximidos de cargar la cruz de cada día. 

Es por ello que ante la realidad de sufrimiento en el hombre, se deduce la necesidad de consuelo.  Pero, a su vez, gran parte del dolor se tiene como causa. Y por consiguiente debemos humillarnos. 

 

Acerca del Autor

José de Calasanz san

José de Calasanz san

Nació en Aragón el año 1557. 

Sus Padres son Pedro Calasanz y Doña María Gastonia, le dieron a José, una buena educación en la casa y después en la escuela de Petralta. Desde muy pequeño su gran deseo era poder alejar el mal y el pecado de las almas de los demás.

Después de sus estudios clásicos en Estadilla, estudió filosofía y leyes en Lérida, recibiendo el doctorado en leyes. 

Tras la muerte de su madre y hermano, Don Pedro quiso que José fuera militar y se casase para perpetuar la familia. Dios interfirió enviando una enfermedad en 1582 que llevó a José al borde de la muerte. El joven le prometió a Dios que si le concedía la curación, trabajaría por la salvación de las almas. Al curarse su padre le permitió cumplir su promesa, y fue ordenado sacerdote el 17 de diciembre de 1583.

José comenzó su ministerio sacerdotal en la Diócesis de Albarracín. 

El señor obispo de Urgel lo nombró su teólogo, confesor y vicario general. 

Sentía una voz en su interior que le decía: "¡Váyase a Roma! Y en sueños veía multitudes de niños desamparados que le suplicaban se dedicara a educarlos. Entonces,  renunciado a sus altos puestos, y repartiendo entre los pobres las grandes riquezas que había heredado de sus padres, partió en 1592. 

José entró en la Cofradía de la Doctrina Cristiana que se dedicaba a enseñar catecismo a los niños. Donde vio que era necesario fundar escuelas para que los jovencitos tuvieran educación e instrucción durante la semana.

En noviembre de 1597, abrió la primera escuela pública gratuita en Europa.

En 1602 comenzó la vida comunitaria con sus asistentes. Allí puso los fundamentos para su congregación religiosa. A sus institutos los llamó "Escuelas Pías" y los padres que acompañaban al padre Calasanz se llamaron Escolapios. 

En sus ratos libres socorría enfermos y necesitados, especialmente durante la peste o las inundaciones. 

Recibió el padre Calasanz como colaborador a un hombre ambicioso y lleno de envidia, quien logró a base de calumnias que a San José Calasanz le quitaran el cargo de Superior General. Además, con acusaciones mentirosas llegó a tal punto que la Santa Sede determinó acabar con la congregación. San José al escuchar tan triste noticia, repitió las palabras del Santo Job: "Dios me lo dio, Dios me lo quitó, bendito sea Dios".

Afortunadamente, después se supo la verdad y al Fundador le fueron restituidos sus cargos y la Comunidad volvió a ser aprobada. 

Dos cardenales, enviados por el Santo Padre, se presentaron repentinamente a la institución y encontraron que todo funcionaba tan sumamente bien, que el Papa al escuchar su excelente informe se propuso ayudarlos mucho más en adelante. 

El 25 de agosto del año 1648, a la edad de 92 años pasó este gran apóstol a la eternidad, a recibir el premio de sus grandes obras apostólicas y de sus muchísimos sufrimientos.

Fue beatificado el 7 de agosto de 1748, y canonizado por Clemente XIII, el 16 de julio del 1767.

 

Comentarios (3)

  • Hna. Sagrario

    Hna. Sagrario

    13 Agosto 2016 a las 23:48 |
    Disculpen no puedo descargar el contenido de "Ante el desconsuelo más humildad" me sale error. Por favor puede revisar que esté subido completo, o es problema mio. Muchas gracias
    • Equipo Alexandriae

      Equipo Alexandriae

      15 Agosto 2016 a las 15:10 |
      Ya lo arreglamos. Gracias por el aviso.
  • Elizabeth Butron

    Elizabeth Butron

    02 Septiembre 2016 a las 23:04 |
    Tuvimos la oportunidad de colaborar en uno de los Hogares para niños de la calle por 16 años y es lo más satisfactorio que mi esposo y yo hemos hecho. Están aún dirigidos por religiosos Escolapios. Vimos crecer a tres camadas de niños. Dios los sigue bendiciendo.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Poner la otra mejilla
      La virtud verdadera y la virtud falsa
      Amar a Dios
      La ascensión del Señor
      La caridad
      ¿Qué le pasó a nuestro amor?
      El desafío del ateísmo para el universitario y el profesional
      La filosofía cristiana
    • La civilización del amor
      Doctrina religiosa de Lutero
      Parábola de los lirios y los pájaros
      Fe viva y fe muerta
      Fátima
      La crisis de la razón
      El pensamiento político del Padre Julio Meinvielle
    • Elección de Carrera
      Control Cerebral y Emocional
      Tratados morales