Cautelas

Autor: Juan de la Cruz san .Visitas: 3797

Cautelas

En este breve opúsculo el gran místico español da lineamientos generales sobre cómo comportarse en la vida religiosa.

Es una obra de breve extensión, pero de abundante sustancia, en la que queda de manifiesto lo central a la hora de vivir en comunidad y entregado al servicio de Dios.

Acerca del Autor

Juan de la Cruz san

Juan de la Cruz san

Su verdadero nombre era Juan de Yepes y nació el 24 de junio de 1542 en Fontiveros, pequeño pueblo abulense perteneciente a Castilla y León, una comunidad autónoma de España. Murió su padre cuando Juan tenía seis años; a los nueve años, se trasladó con su madre al abulense pueblo de Medina del Campo, en donde a los 17 años, ingresa en un colegio de jesuitas para estudiar humanidades. El año 1563 toma los hábitos de la orden religiosa Carmelita, adoptando el nuevo nombre de fray Juan de san Matías; al año siguiente se traslada a Salamanca para cursar estudios de teología en su célebre universidad. En el año 1567 es ordenado sacerdote, y adopta el nuevo y definitivo nombre de Juan de la Cruz. Su ilustre paisana de Ávila, Teresa de Jesús, trabó gran amistad con él y le integró en el movimiento de la reforma carmelita que ella había iniciado. En 1568 Juan de la Cruz fundó el primer convento de Carmelitas Descalzos, los cuales practicaban a ultranza la contemplación y la austeridad. Unos años después, 1577, sus intentos reformistas de las órdenes monásticas, le llevaron a sufrir 9 meses de dura prisión en un convento de Toledo, acusado de apóstata. De su cautiverio en aquella cárcel-convento de Toledo, nace la composición de su obra cumbre: "Cántico espiritual". En otras poesías se puede llegar a entrever en lenguaje subliminal, el relato que hace de su astuta y sorprendente huida en la madrugada del 15 de agosto de 1578, estando la fortaleza sobre un peligroso acantilado sobre el Tajo profundo que ciñe a Toledo. Para huir de la prisión conventual toledana, contó con las influencias que ejerció su paisana Teresa de Jesús, ante la duquesa de Alba. Con su huida dio en refugiarse en un convento de Jaén y continuó con la reforma carmelitana, fundando varios conventos por Andalucía. En esta región llegó a ser nombrado Vicario Provincial de la orden de Carmelitas Descalzos; pero el buen Juan siguió con su obstinación de la reforma, lo que le llevó a enfrentamientos con la jerarquía religiosa y a sufrir nueva prisión en el convento de la Peñuela, en plena Sierra Morena, en donde culminó la escritura de sus principales obras literarias. Cuando por fin es excarcelado y se dispone a cumplir con el traslado que se le impone a América, el 14 de diciembre de 1591.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • El tesoro oculto
      La esperanza cristiana y la civilización de la acedia
      Circunstancias históricas de la crisis modernista
      El desafío del ateísmo para el universitario y el profesional
      Mártires Valencianos
      Cristo Rey del Universo
      La contrición
      El llamado a la conversión
    • Mensaje del Papa a los jóvenes de Buenos Aires
      El pensamiento político del Padre Julio Meinvielle
      Veinticinco de Mayo
      ¡No al aborto!
      Vayan por todo el mundo llevando el Evangelio
      El nuevo orden mundial en el pensamiento de Fukuyama
      Una nueva visión de la homosexualidad
    • La Ciudad de Dios I
      Curso de Liturgia
      Suma Teológica V