El sistema preventivo

Autor: Bosco San Juan Melchor .Visitas: 3571

El sistema preventivo

Dos sistemas. Dos son los sistemas usados en todo tiempo en la educación de la juventud: preventivo y represivo.

            a. Represivo: El sistema represivo consiste en hacer conocer las leyes a los súbditos, vigilar después para conocer los transgresores y aplicar donde sea necesario el merecido castigo. En este sistema, la palabra y el aspecto del superior deben ser severos y, mejor, amenazadores, y debe evitar toda familiaridad con sus dependientes. El director, para dar más valor a su autoridad, deberá hallarse rara vez entre sus súbditos, y a lo más cuando se trate de castigar o amenazar. Este sistema es fácil, menos fatigoso, y puede servir especialmente en la milicia y, en general, entre las personas adultas y juiciosas, que están en grado de saber y recordar por sí mismas lo que es conforme con las leyes y demás prescripciones.

            b. Preventivo: Diverso, y diría opuesto, es el sistema preventivo. Este consiste en hacer conocer las prescripciones y reglamentos de un instituto, y después vigilar de modo que el alumno tenga siempre sobre sí el ojo paternal del director o de los subalternos, que como padres amorosos hablen, sirvan de guía en todo, aconsejen y con cariño corrijan; que es como decir poner a los alumnos en la imposibilidad moral de faltar. Este sistema se apoya todo sobre la razón, la religión y el amor: por eso excluye todo castigo violento y procura alejar aun los más ligeros.

Acerca del Autor

Bosco San Juan Melchor

Bosco San Juan Melchor

 Tuvo una niñez muy dura. Una vez ordenado sacerdote, empleó todas sus energías en la educación de los jóvenes. Sus grandes amores que fundamentan su espiritualidad: La Eucaristía, la Virgen María, la Iglesia, la fidelidad al Santo Padre, la juventud.

Fundador de la Congregación de los Salesianos, comunidad religiosa con rama masculina y femenina, dedicados a la educación de los jóvenes, en especial los pobres. Les enseñaba la vida cristiana y diversos oficios. Atrajo y sigue atrayendo a multitudes de jóvenes a Cristo. La Congregación toma su nombre de San Francisco de Sales.

Famoso por sus sueños proféticos, ¡se conocen 159 de ellos!

San Juan Bosco escribió también algunos opúsculos en defensa de la religión.

Gran constructor de iglesias, entre ellas la Basílica de San Juan Evangelista, la Basílica de María Auxiliadora y la Iglesia del Sagrado Corazón en Roma donde celebró su última Misa.

Comentarios (1)

  • Mariana Evelina martos

    Mariana Evelina martos

    28 Mayo 2014 a las 20:42 |
    Gracias muy útil!

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • La virilidad religiosa
      ¿Se debe confesar todos los pecados?
      Vengo pronto
      Nuestra responsabilidad ante el ateismo
      La educación de las hijas
      El Buen Pastor
      La política católica del Padre Meinvielle
      Los viñadores homicidas
    • La Iglesia
      Principios de la moral cristiana
      El nuevo orden mundial en el pensamiento de Fukuyama
      Fátima
      El Lugar de la afectividad en la realización humana
      Caminar, edificar, confesar
      Parábola de los lirios y los pájaros
      La enseñanza católica sobre el matrimonio
    • Un pequeño gran documento
      El criterio
      Suma Teológica I