Florecillas

Autor: Francisco de Asís san .Visitas: 3271

Florecillas

Un clásico de la espiritualidad católica que nos llama a un estilo de vida evangélica radical. Cada anécdota de San Francisco, más allá de lo histórico, nos deja profundas enseñanzas sobre la vida espiritual.

Acerca del Autor

Francisco de Asís san

Francisco de Asís san

San Francisco de Asís predicó la pobreza como un valor y propuso un modo de vida sencillo basado en los ideales de los Evangelios. El papa Inocencio III aprobó su modelo de vida religiosa, le concedió permiso para predicar y lo ordenó diácono. Con el tiempo, el número de sus adeptos fue aumentando y Francisco comenzó a formar una orden religiosa, la de los franciscanos. Además, con la colaboración de Santa Clara, fundó la rama femenina de su orden, que recibió el nombre de clarisas.

Sin embargo, la dirección de la orden no tardó en pasar a los miembros más prácticos, como el cardenal Ugolino (que luego fue Papa) y el hermano Elías, y él pudo dedicarse por entero a la vida contemplativa. Durante este retiro, San Francisco de Asís recibió los estigmas (las heridas de Cristo en su propio cuerpo), según testimonio de él mismo, y compuso el poema Cántico de las criaturas o Cántico del hermano sol, que influyó en buena parte de la poesía mística española posterior.

San Francisco de Asís fue canonizado dos años después de su muerte, el 15 de julio de 1226, y sus sucesores lo admiraron tanto por su modelo de austeridad como por su sensibilidad poética.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • La ascensión del Señor
      Jordán Bruno Genta
      ¿Qué le pasó a nuestro amor?
      Nacionalismo español y americanos
      El Buen Pastor
      El divino impaciente
      Adopción
      El Socialismo
    • Causas y remedios de la acedia
      Conferencia sobre Martín Lutero
      El Lugar de la afectividad en la realización humana
      La confesión
      Fe viva y fe muerta
      De pentecostal a católico
      La acedia familiar
      Lucha y victoria sobre la acedia
    • El gran medio de la oración
      La Madre
      Práctica de amor a Jesucristo