La Ciudad de Dios I

Autor: Agustín de Hipona san .Visitas: 6697

TOMO I

La Ciudad de Dios I

La ciudad de Dios (cuyo título latino original es De civitate Dei contra paganos, es decir La ciudad de Dios contra los paganos) es una obra en 22 libros de Agustín de Hipona que fue escrita durante su vejez y a lo largo de quince años, entre el 412 y el 426. Es una defensa del cristianismo, en la que se confronta la Ciudad Celestial a la Ciudad Pagana. Las numerosas digresiones permiten al autor tratar temas de muy diversa índole, como la naturaleza de Dios, el martirio o el judaísmo, el origen y la sustancialidad del bien y del mal, el pecado y la culpa, la muerte, el derecho y la ley, la contingencia y la necesidad, el tiempo y el espacio, la Providencia, el destino y la historia, entre otros muchos temas.

Acerca del Autor

Agustín de Hipona san

Agustín de Hipona san

Obispo de Hipona y doctor de la iglesia (354-430), es uno de los cuatro doctores más reconocidos de la Iglesia Latina. Llamado "Doctor de la Gracia".

Nació el 13 de noviembre de 354 en Tagaste, pequeña ciudad de Numidia en el África romana. Su padre, llamado Patricio, era aún pagano cuando nació su hijo. Su madre, Santa Mónica es puesta por la Iglesia como ejemplo de mujer cristiana, de piedad y bondad probadas, madre abnegada y preocupada siempre por el bienestar de su familia, aún bajo las circunstancias más adversas. Mónica le enseñó a su hijo los principios básicos de la religión cristiana y al ver cómo el joven Agustín se separaba del camino del cristianismo se entregó a la oración constante en medio de un gran sufrimiento.

Agustín llevaba una juventud desviada, pero fue en el año 386 donde doctrinal y moralmente se convirtió, estando en Milán; y el año 387 fue bautizado por el obispo San Ambrosio. Vuelto a su patria, llevó una vida dedicada al ascetismo, y fue elegido obispo de Hipona. Durante treinta y cuatro años, en que ejerció este ministerio, fue un modelo para su grey, a la que dio una sólida formación por medio de sus sermones y de sus numerosos escritos, con los que contribuyó en gran manera a una mayor profundización de la fe cristiana contra los errores doctrinales de su tiempo.

 

El 28 de agosto del año 430, a la edad de 76 años, San Agustín muere, después de haber servido 40 años en la iglesia.

Comentarios (1)

  • Alejandro

    Alejandro

    22 Diciembre 2012 a las 02:28 |
    Me leyeron el pensamiento, era lo que quería empezar a estudiar. Muchas gracias por publicarlo.
    Saludos

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Más motivos naturales para amar a Dios
      El varón y la mujer
      Antonio Gramsci
      Orden natural y cristiano
      Jueves Sacerdotal
      El ateísmo militante
      La familia y la sociedad
      Amar a Dios
    • Cómo sobrevivir intelectualmente al siglo XXI
      Virgen de Guadalupe
      La acedia en la sociedad
      Fenómenos Extraordinarios
      Matrimonio y familia II
      Caminar, edificar, confesar
      La crisis de la razón
      Principios de la moral cristiana
    • Un juglar en el siglo XXI
      El criterio
      Evangelii Gaudium