Las vidas de los santos

Autor: Butler Alban (historiador) .Visitas: 4706

Tomo IV

Las vidas de los santos

La veneración de es el honor que se da a los santos. Ellos, en virtud a su unión con Dios en el cielo, interceden por nosotros en la tierra, nos dan ejemplo y pueden ministrarnos las gracias de Dios. Ellos nos guían en el camino a la santidad, ayudándonos a crecer en virtud.

La veneración a los santos no detrae de la gloria que damos a Dios porque todos los bienes que ellos poseen los han recibido como regalo de Dios. Ellos sólo reflejan las perfecciones divinas y reciben sus cualidades sobrenaturales de los méritos que Cristo ganó en la Cruz.

En el lenguaje de la liturgia de la Iglesia, los santos se veneran como santuarios de la Trinidad, como hijos adoptados del Padre, hermanos de Cristo, fieles miembros del Cuerpo Místico y templos del Espíritu Santo.  Si bien Jesús exigió que se honre el Templo porque es la casa de Dios, cuanto más los santos que son templos vivos del mismo Dios.

Acerca del Autor

Butler Alban (historiador)

Butler Alban (historiador)

Alban Butler fue un historiador nacido el 10 de octubre de 1710 en Inglaterra.

Después de la muerte de su padre en 1712, fue enviado a la famosa "Escuela de la Dama Alicia", en Fernyhalgh, en Lancashire. De allí, siendo joven aún, fue trasladado al Colegio Inglés en Douai, donde aprobó el curso completo, y fue ordenado sacerdote en 1735. Ya había ganado reputación por su extraordinaria diligencia y regularidad, y se le pidió permanecer en la universidad como profesor, primero de filosofía, más tarde de teología. Durante sus años en Douai, se dedicó a lo que se convirtió en la gran obra de su vida: "La vida de los Padres, Mártires y otros Santos Principales". Su dominio de las lenguas antiguas y modernas lo capacitó especialmente para una tarea que implicaba tan amplia lectura, mientras que su laboriosidad incansable y firme perseverancia le permitieron superar todos los obstáculos.

Durante su residencia en París, Butler terminó su obra sobre las "Vidas de los Santos", a la que había dedicado cerca de treinta años. Contiene biografías de más de 1,600 santos organizados en orden cronológico, y es un monumento de trabajo e investigación.

En 1766 la presidencia del Colegio Inglés en San Omar, en Francia, quedó vacante por la elevación de Thomas Talbot al episcopado, y nombraron a Alban Butler para suceder a su antiguo alumno, sin duda de que podía ser colocado donde tuviese mayores facilidades para el estudio. Así, durante los últimos años de su vida tuvo que dedicarse a un trabajo más activo que en cualquier momento anterior.

 Murió en San Omar, Francia, el 15 de mayo de 1763, fue enterrado en la iglesia parroquial de San Dionisio casi frente al Colegio Inglés en San Omer. Desde la Revolución han desaparecido todos los rastros de su tumba.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Separación y divorcio
      El desafío del ateísmo para el universitario y el profesional
      La Iglesia debe reparar por los cismas
      Los hijos en el matrimonio
      Testimonio y doctrina del Cardenal Pie
      Cristo Rey del Universo
      La familia y la sociedad
      El P. Cornelio Fabro y el progresismo
    • El demonio del mediodía
      Qué nos da la fe
      Principios de la moral cristiana
      La acedia en la sociedad
      Testimonio del malabarista católico
      Fe viva y fe muerta
      La virtud de la caridad
    • Confesiones
      La vida no nos pertenece
      La castidad ¿posible?