Los cuatro temperamentos

Autor: Alexandriae.org (material) .Visitas: 5340

Sencillo manual para conocerse a si mismo

Los cuatro temperamentos

EL Dr. Jorge Hagemann escribe en su Psicología: "Las modificaciones (o las diferencias) de los estados generales del alma se refieren menos al conocimiento que al sentimiento, o sea menos al espíritu que al corazón. No tanto en el modo de conocer cuanto en la manera de sentir y apetecer se manifiesta la índole particular de cada alma. En esto, sobre todo, se manifiesta cómo el corazón, centro de los sentimientos y afectos, es en unos y otros más fácil o lenta, más profunda o superficialmente excitable. Esta diversa excitabilidad del corazón o el diverso temple, con que un alma se inclina a un determinado sentir o apetecer, se llama temperamento. Si consideramos los rasgos fundamentales de los temperamentos individuales y los agrupamos según su semejanza, se pueden dividir en cuatro grupos, a los cuales ya la antigüedad dio nombres estables, uniendo arbitrarias teorías con acertadas observaciones: temperamento sanguíneo, colérico, melancólico, flemático. Estos temperamentos se distinguen entre sí cuanto que la excitabilidad del sanguíneo fácil y superficial, la del colérico fácil y honda, la del melancólico lenta y profunda, y por fin, la del flemático es lenta y superficial. Ya que el corazón (el sentimiento y afecto) están íntimamente relacionados con el espíritu y la fantasía, la diversa excitabilidad del mismo tiene, en consecuencia, una diversa actitud en el mismo entendimiento y fantasía:

El temperamento es, pues, una disposición fundamental del alma, que se manifiesta particularmente, cuando ésta recibe una presión, ya sea por ideas y representaciones bien por acontecimientos exteriores. El temperamento nos da la contestación a esta pregunta: ¿Cómo se conduce el hombre, qué sentimientos lo embargan, qué móvil le impulsa obrar, cuando algo le impresiona? Así por ejemplo: ¿cómo se porta el alma, cuando alabada o reprendida, cuándo se la ofende cuando advierte en sí cierta simpatía o tal vez antipatía hacia tal persona, o cuando, en ocasión de una tormenta o de hallarse de noche en un camino solitario, le sobreviene el pensamiento de un inminente peligro?

El presente libro que ofrecemos de Conrado Hock, si bien es muy breve en cuanto a su extensión nos da las claves seguras para conocer el propio temperamento en orden a un adecuado trabajo en las virtudes que cada uno debe adquirir.

Acerca del Autor

Alexandriae.org (material)

Alexandriae.org (material)

Aleχandriæ es una Biblioteca Virtual que a imitación de la antigua biblioteca alejandrina pretende ser el lugar de encuentro y difusión de las ideas con el propósito primero y principal de transmitir y dar a conocer lo único que vale la pena ser comunicado: la verdad.

 Aprovechando el potencial que tiene la web, Aleχandriæ quiere facilitarte el acceso a los escritos,  conferencias  o reflexiones de los diversos ámbitos del conocimiento humano partiendo de lo más elevado en el hombre, como es su vida espiritual  y las verdades de fe según las enseñanzas de la Santa Madre Iglesia, y dando lugar a las demás esferas del conocimiento, que aportan elementos que dan luz al intelecto y guía a la vida del hombre.

Comentarios (1)

  • alberto sanchez martinez

    alberto sanchez martinez

    23 Septiembre 2016 a las 18:44 |
    saludos; me parece nuy importante conoderse como humano,que es donde fallamos y esto nos ayudara bastante y saber donde fallamos.....

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Llegada a Chile
      Salud reproductiva
      El misterio de la iniquidad en nuestra cultura
      Adicción Sexual
      El desafío del ateísmo para el universitario y el profesional
      Los cuatro septenarios
      El divino impaciente
      La amistad
    • Fe viva y fe muerta
      La acedia en la sociedad
      La crisis de la razón
      De pentecostal a católico
      Cómo sobrevivir intelectualmente al siglo XXI
      Matrimonio y familia II
      Lucha y victoria sobre la acedia
      Relación entre Fe y Psicología
    • Dificultades en la oración mental
      Los Mandamientos
      La Ciudad de Dios II