Práctica de amor a Jesucristo

Autor: Alfonso de Ligorio san .Visitas: 2464

Libro

Práctica de amor a Jesucristo

ÍNDICE

CAPÍTULO I

CUÁNTO MERECE SER AMADO JESUCRISTO POR EL AMOR QUE NOS MOSTRÓ EN SU PASIÓN

CAPÍTULO II

CUÁNTO MERECE SER AMADO JESUCRISTO POR EL AMOR QUE NOS MOSTRÓ EN LA INSTITUCIÓN DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO DEL ALTAR

CAPÍTULO III

DE LA GRAN CONFIANZA QUE NOS DEBE INSPIRAR EL AMOR QUE JESUCRISTO MANIFESTÓ EN CUANTO HIZO POR NOSOTROS

CAPÍTULO IV

DE CUÁN OBLIGADOS ESTAMOS A AMAR A JESUCRISTO

CAPÍTULO V

QUIEN AMA A JESUCRISTO, AMA EL PADECIMIENTO

CAPÍTULO VI

QUIEN AMA A JESUCRISTO, AMA LA MANSEDUMBRE

CAPÍTULO VII

QUIEN AMA A JESUCRISTO, SOLAMENTE ENVIDIA A LOS QUE LE AMAN MÁS Y NO A LOS GRANDES DEL MUNDO

CAPÍTULO VIII

QUIEN AMA A JESUCRISTO, HUYE DE LA TIBIEZA Y BUSCA LOS MEDIOS DE ALCANZAR LA PERFECCIÓN, QUE SON: 1.°, DESEARLA; 2.°, RESOLVERSE A ELLA; 3.°, LA ORACIÓN MENTAL; 4.°, LA COMUNIÓN; 5.°, LA ORACIÓN

CAPÍTULO IX

QUIEN AMA A JESUCRISTO, NO SE ENSOBERBECE CON SUS BUENAS CUALIDADES, SINO QUE SE HUMILLA Y SE COMPLACE EN VERSE HUMILLADO DE LOS DEMÁS

CAPÍTULO X

QUIEN AMA A JESUCRISTO, NO AMBICIONA MÁS QUE A JESUCRISTO

CAPÍTULO XI

QUIEN AMA A JESUCRISTO, DESPRENDE EL CORAZÓN DE TODO LO CRIADO

CAPÍTULO XII

QUIEN AMA A JESUCRISTO, NO SE IRRITA CONTRA EL PRÓJIMO

CAPÍTULO XIII

QUIEN AMA A JESUCRISTO, SÓLO QUIERE LO QUE QUIERE JESUCRISTO

CAPÍTULO XIV

QUIEN AMA A JESUCRISTO, TODO LO SUFRE POR JESUCRISTO, ESPECIALMENTE LAS ENFERMEDADES, LA POBREZA Y LOS DESPRECIOS

CAPÍTULO XV

QUIEN AMA A JESUCRISTO, CREE CUANTO ÉL HA DICHO

CAPÍTULO XVI

QUIEN AMA A JESUCRISTO, TODO LO ESPERA DE ÉL

CAPÍTULO XVII

QUIEN AMA A JESUCRISTO ARDIENTEMENTE, NO LE DEJA DE AMAR AUN EN MEDIO DE TODAS LAS TENTACIONES Y DESOLACIONES

 

Acerca del Autor

Alfonso de Ligorio san

Alfonso de Ligorio san

Obispo y doctor de la Iglesia, que insigne por el celo de las almas, por sus escritos, por su palabra y ejemplo, trabajó infatigablemente predicando y escribiendo libros, en especial sobre teología moral, en la que es considerado maestro, para fomentar la vida cristiana en el pueblo.

Entre grandes dificultades fundó la Congregación del Santísimo Redentor, para evangelizar a la gente iletrada. Elegido obispo de santa Águeda de los Godos, se entregó de modo excepcional a esta misión, que dejaría quince años después, aquejado de graves enfermedades, y pasó el resto de su vida en Nocera de’Pagani, en la Campania, aceptando grandes trabajos y dificultades (1787).

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Pasado y presente del Sacrificio de la Eucaristía
      Pascendi
      Antonio Gramsci y el cambio del sentido común
      Aspectos básicos de la psicopatología y de la psicoterapia
      Síndrome post-aborto
      Grandes desafíos para la inteligencia hoy
      Las adicciones como desafío a la psicología
      El daño hecho por el progresismo
    • La enseñanza católica sobre el matrimonio
      El Lugar de la afectividad en la realización humana
      La virtud de la caridad
      Caminar, edificar, confesar
      Indisoluble unidad entre la Misa y la Virgen María
      La civilización del amor
      La Iglesia
      Jornada de la Evagelium Vitae
    • Santa Misa de la cena del Señor
      La cristiandad
      La cólera de las rosas