Tratados morales

Autor: Séneca Lucio Annaeus .Visitas: 3414

Tratados morales

Índice:

Libro I: De la Divina Providencia

Libro II: De la vida Bienaventurada

Libro III: De la tranquilidad del ánimo

Libro IV: De la constancia del sabio y que en él no puede caer injuria

Libro V: De la brevedad de la vida

Libro VI: De la consolación

Libro VII: De la pobreza

Acerca del Autor

Séneca Lucio Annaeus

Séneca Lucio Annaeus

(4 a. C. – 65) Fue un filósofo, político, orador y escritor romano conocido por sus obras de carácter moralista. Hijo del orador Marco Anneo Séneca, fue Cuestor, Pretor y Senador del Imperio Romano durante los gobiernos de Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón, además de Ministro, tutor y consejero del emperador Nerón.

Séneca destacó tanto como pensador e intelectual, así como político. Consumado orador, fue tanto una figura predominante de la política romana durante la era imperial como uno de los senadores más admirados, influyentes y respetados, y fue foco de múltiples enemistades y benefactores, a causa de este extraordinario prestigio.

 De tendencias moralistas, Séneca pasó a la historia como el máximo representante del estoicismo romano, en una etapa tan turbulenta, amoral y antiética como lo fue la plena decadencia de la etapa imperial en que vivió, estoicismo y moralismo que, al final, lo llevaron a acabar con su propia vida.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • El noviazgo con una persona divorciada
      Rey de reyes
      La política católica del Padre Meinvielle
      La necedad del ateísmo en la Sagrada Escritura
      La conciencia
      Aspectos básicos de la psicopatología y de la psicoterapia
      El conocimiento de Jesucristo
      Efectos de la mentalidad anticonceptiva
    • Matrimonio y familia II
      Qué nos da la fe
      La Vocación
      Doctrina religiosa de Lutero
      Testimonio de Bosco Gutiérrez
      Principios de la moral cristiana
      Fe viva y fe muerta
    • Hispanoamérica en la esperanza de la cristiandad
      La Montaña
      Ante el desconsuelo más humildad