Adorar y amar a Dios

Autor: Vianney San Juan María . Visitas: 3945

Adorar y amar a Dios

Te amo, Oh mi Dios, Mi único deseo es amarte hasta el último suspiro de mi vida.

Te amo, Oh infinitamente amoroso Dios, y prefiero morir amándote que vivir un instante sin ti.

Te amo, Oh mi Dios, y tan solo deseo ir al cielo para tener la felicidad de amarte perfectamente.

Te amo, Oh mi Dios, y mi solo temor es ir al infierno porque ahí nunca tendría la dulce consolación de tu amor.

Oh mi Dios, si mi lengua no puede decir cada instante que te amo, por lo menos quiero que mi corazón lo repita cada vez que respiro.

Ah, dame la gracia de sufrir mientras que te amo, y de amarte mientras sufro, y el día que me muera no solo amarte pero sentir que te amo.

Te suplico que mientras más cerca este de mi hora final aumentes y perfecciones mi amor por ti. Amén.

Santo Cura de Ars

Acerca del Autor

Vianney San Juan María

Vianney San Juan María

Fue un presbítero, que durante más de cuarenta años se entregó de una manera admirable al servicio de la parroquia que le fue encomendada en la aldea de Ars, cerca de Belley, en Francia, con una intensa predicación, oración y ejemplos de penitencia. Diariamente catequizaba a niños y adultos, reconciliaba a los arrepentidos y con su ardiente caridad, alimentada en la fuente de la Eucaristía, brilló de tal modo, que difundió sus consejos a lo largo y a lo ancho de toda Europa y con su sabiduría llevó a Dios a muchísimas almas (†1859).

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • La psicología de la tentación
      Getsemaní
      El Cura Brochero
      Control de natalidad
      Prevención del SIDA
      Significado de la Cruz
      Cuerpo sin Cuerpo - Sangre sin Sangre
      Síndrome post-aborto
    • Evangelizar desde la cátedra
      Una nueva visión de la homosexualidad
      La fe
      Matrimonio y familia I
      Acedia y martirio
      Principios de la moral cristiana
      La confesión
      El Lugar de la afectividad en la realización humana
    • La Sábana Santa
      El gran medio de la oración
      Catecismo Mayor