Billot Louis (Cardenal)

Billot Louis (Cardenal)

El cardenal Louis Billot nació en Sierk, diócesis de Metz (Lorena, Francia) en 1846. Estudió en el seminario de Blois, entrando en el noviciado de la Compañía de Jesús en Angers en noviembre de 1869. Hizo sus primeros votos en Laval y fue orde­nado sacerdote en Blois.

En 1880 se funda en Angers el Instituto Cató­lico —Facultad de Teología— y Billot es llamado a enseñar teología dogmática, tarea que realizará durante cinco años.

En 1885 es convocado a Roma por León XIII para enseñar el dogma en la Universidad Grego­riana. Durante 26 años (1885-1911) será allí el maes­tro indiscutido de generaciones de estudiantes eclesiásticos, futuros obispos y cardenales. Ya León XIII había debido luchar contra quienes deseaban alejarlo de Roma. Para retenerlo junto a la Sede de Pedro, San Pío X lo nombra en 1909 consultor del Santo Oficio y en 1911, imponiéndose a las tradiciones jesuíticas de no aceptar dignidades, lo designa cardenal diácono.

Este nombramiento, debido a la estima, admira­ción y reconocimiento de un Papa Santo por sus insignes servicios brindados a la Iglesia, no sor­prendió en Roma sino a una sola persona: al P. Billot.

Se cuenta que cuando le leyeron la noticia apa­recida en el "Osservatore Romano" creyó que era una broma de dudoso gusto y se enfadó. Pero al constatarla por sí mismo, empalideció y se retiró a su habitación.

Billot recibió el capelo cardenalicio en el consis­torio del 27 de noviembre de 1911. Debió aban­donar luego la docencia y continuó con su trabajo silencioso, asiduo, preciso, excepcional, en las Con­gregaciones Romanas de las que era miembro. Durante la primera guerra mundial perdió a su hermano menor, el Comandante Billot, del ejército francés.

Fue quince años cardenal de la Santa Iglesia Ro­mana. Renunció al capelo el 19 de setiembre de 1927 y se retiró al noviciado de Galloro, cerca de Roma, donde murió el 18 de diciembre de 1931, a los 86 años de edad.

    • Sin fe es imposible agradar a Dios
      Grandes desafíos para la inteligencia hoy
      Los 10 leprosos
      El marxismo en la teología de la liberación
      Confesarse conviene
      Orden natural y cristiano
      El Cura Brochero
      Los talentos
    • Las Dos Mujeres del Apocalipsis
      ¡No al aborto!
      La acedia en las Escrituras
      Testimonio del malabarista católico
      Parábola de los lirios y los pájaros
      el esoterismo
      La libertad religiosa en la Dignitatis humanae
      Antonio Gramsci y la revolución cultural
    • La Madre
      En el país de los eternos hielos
      Esencia del liberalismo