Carta a uno que no concreta la Vocación

Autor: Hurtado San Alberto .Visitas: 4305

Carta a uno que no concreta la Vocación

La vocación a la vida consagrada es un regalo que Dios hace a algunas almas mediante un llamado personal, diferente entre los distintos sujetos, y claro, como son las mociones de Dios.

En este sentido dilatarla inútilmente implica diferir el llamado especial que Dios hace, lo cual trae aparejado un serio peligro de nunca concretar, y por ende perder todas las gracias para la propia salvación que el Señor regala por este medio.

Acerca del Autor

Hurtado San Alberto

Hurtado San Alberto

Nació el 22 de enero de 1901. En 1909 ingresó al Colegio San Ignacio, en donde destacó por ser buen compañero, entusiasta y alegre. Fue en este lugar donde comenzó a manifestarse su vocación, esas ganas de ayudar a los otros estando al servicio de Cristo.

Sin embargo, aunque sabía que por sobre todas las cosas quería ser sacerdote, la difícil situación económica de su madre le hacía imposible cumplir su sueño de entrar a la Compañía de Jesús. Por eso, una vez finalizado el colegio entró a estudiar Leyes en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Para ayudar a su familia trabajaba en las tardes y en las pocas horas que le quedaban libres se lo dedicaba a la Parroquia Virgen de Andacollo.

Su vocación sacerdotal seguía presente, aunque los años pasaban, él no perdía la esperanza. Finalmente sus rezos fueron escuchados y en 1923 pudo cumplir su sueño e ingresar al noviciado. Luego de varios años de estudios, fue ordenado sacerdote en Bélgica, en 1933.

Volvió a Chile en 1936. De inmediato se puso a trabajar como profesor del Colegio San Ignacio, aquí niños y jóvenes buscaban su compañía y orientación. Su inmenso arrastre entre los jóvenes sobrepaso los límites del colegio. Fue llamado entonces como asesor de la Acción Católica Juvenil. Con sus jóvenes colaboradores recorrió la patria inflamando los corazones juveniles con el deseo de luchar por la gloria de Cristo.  En  1944 fundó el Hogar de Cristo.

Su obra se multiplicó con su trabajo en la Ación Católica, en la Acción Sindical de Chile y en la Revista Mensaje. Pese a la cantidad de tareas impuestas, nunca dejó de realizar Dirección Espiritual. Con su mejor sonrisa recibía y escuchaba a sus "patroncitos".

Tenía 51 años cuando le diagnosticaron cáncer. Pese a los fuertes dolores de su enfermedad, siguió trabajando por Cristo desde su pieza en el Hospital Clínico de la Universidad Católica. Hasta el final se mantuvo alegre y contento, siempre dando una palabra de esperanza y apoyo a quien lo visitaba.

El 18 de agosto de 1952 el Padre Alberto Hurtado Cruchaga dejó este mundo, partiendo al encuentro con Cristo.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • El Cura Brochero
      La educación en la familia
      De las tinieblas a la luz
      Amar a Dios
      Historia de la Virgen de Luján
      Amar al mundo apasionadamente
      Martín Fierro
      Pío XII y la guerra
    • El buen samaritano
      La virtud de la caridad
      Discurso a los emprensarios argentinos
      La fe
      el esoterismo
      El nuevo orden mundial en el pensamiento de Fukuyama
      El rey David
      Las Dos Mujeres del Apocalipsis
    • Caritas in veritate
      Disposiciones para la buena muerte
      El joven cristiano instruido