Concepción Católica de la economía

Autor: Meinvielle Julio (Teólogo) .Visitas: 3555

Libro

Concepción Católica de la economía

BUSCAD PRIMERO EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA, Y TODO LO DEMAS SE OS DARÁ POR AÑADIDURA, ha dicho Jesucristo.

Estas palabras no son una máxima piadosa. Son una ley de la realidad.

El mundo moderno, que ha querido buscar ante todo lo económico, no sólo no consiguió esto, sino que perdió por añadidura el reino de Dios.

Este libro pretende dejar constancia de este hecho. Sobre todo, quiere hacer ver que el Evangelio y la Doctrina de la Iglesia, – expresada tan maravillosamente por Santo Tomás de Aquino –, contiene los principios esenciales de la vida humana, que ninguna economía puede olvidar.

La economía no tiene un fin en sí, como si fuese un Dios. La economía está en función del hombre. Debe servir al hombre. Y no a un hombre forjado en el cerebro de un filósofo, sino al servicio del hombre real, como criatura creada por Dios con, todas las virtualidades jerárquicas que en sí encierra.

Si se olvida esta verdad de sentido común, se expone uno a forjar creaciones verdaderamente maravillosas pero nefastas.

Es lo que acaece con los regímenes económicos modernos y con las teorías de los economistas, que parecen construcciones sumamente grandiosas. Pero, ¿de qué valen si en lugar de servir, sacrifican a la colectividad humana?

 

Acerca del Autor

Meinvielle Julio (Teólogo)

Meinvielle Julio (Teólogo)

El presbítero Julio Meinvielle nació en 1905. Estudió en el Seminario de Villa Devoto y fue ordenado en 1930. Se doctoró en Filosofía y Teología y tuvo una intensa participación en los medios intelectuales católicos. Meinvielle sostuvo las ideas del tomismo y abogó por la restauración de un orden teocrático universal. Combinó su perspectiva católica con el nacionalismo y postuló la unidad entre la Nación, la Iglesia Católica y las Fuerzas Armadas, protagonistas de una cruzada contra las fuerzas del mal: el protestantismo, la masonería, el liberalismo y el socialismo. Entre 1936 y 1937 combatió vigorosamente a Jacques Maritain, considerado por entonces el filósofo católico más importante, quien en Buenos Aires se manifestó contrario al movimiento franquista y al fascismo en general.
Simultáneamente, Meinvielle se desempeñó desde 1933 como cura de la parroquia de Nuestra Señora de la Salud, en Versailles, un barrio nuevo del oeste de la ciudad. Meinvielle creó un sinfín de instituciones parroquiales, entre ellas el Ateneo Popular y una asociación de Scouts católicos, que luego fue adoptada y generalizada por el arzobispado. También se esforzó por transformar la modesta iglesia de chapa y madera en un edificio cabal. Cuando esto se concretó, en 1951, ya había dejado su puesto, pues sus manifestaciones públicas de disenso con el gobierno peronista llevaron a las autoridades eclesiásticas a alejarlo de su parroquia. Meinvielle siguió desarrollando una intensa actividad intelectual, escribió nuevos libros, y fue el mentor de sucesivas camadas de católicos nacionalistas. Murió en un accidente automovilístico en 1973.

Comentarios (2)

  • monica avero

    monica avero

    29 Diciembre 2015 a las 02:16 |
    me quedé meditando sobre cómo enviar el texto de conceptos fundamentales de economía, el segundo libro de la temática dle p. Menvielle.. ¿peudo enviar una síntesis de las diferencias? No tengo el formato electrónico y no lo encuentro en internet tampoco... ¿puede servir?
    • Equipo Alexandriae

      Equipo Alexandriae

      09 Enero 2016 a las 22:38 |
      No publicamos material de ese tipo, sólo libros. Igualmente mil gracias por el ofrecimiento.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Matrimonio sano vs. Matrimonio enfermo
      La divinidad de Cristo
      Testimonio y doctrina del Cardenal Pie
      La Misa explicada a los niños
      Los hijos en el matrimonio
      Carta a uno que no concreta la Vocación
      Cuerpo sin Cuerpo - Sangre sin Sangre
      Amar al mundo apasionadamente
    • Demonio de la acedia, ¿por qué?
      Testimonio de Bosco Gutiérrez
      Fenómenos Extraordinarios
      Evangelizar desde la cátedra
      El Pecado Original
      Veinticinco de Mayo
      Iglesia y masonería
      Beato Anacleto González Flores
    • CARTA ENCÍCLICA Redemptoris Mater
      El secreto admirable del Santísimo Rosario
      Cartas