La evanescente espiritualidad progresista

Autor: Buela Carlos Miguel .Visitas: 5030

La evanescente espiritualidad progresista

En la introducción de la Encíclica Pascendi dice San Pio X: “Al oficio de apacentar la grey del Señor que Nos ha sido confiada de lo alto, Jesucristo señaló como primer deber el de guardar con suma vigilancia el depósito tradicional de la santa fe, tanto frente a las novedades profanas del lenguaje, como a las contradicciones de una falsa ciencia. No ha existido época alguna en la que no haya sido necesaria a la grey cristiana esa vigilancia de su Pastor supremo; porque jamás han faltado, suscitados por el enemigo del género humano, hombres de lenguaje perverso, decidores de novedades y seductores, sujetos al error y que arrastran al error.”

El progresismo o modernismo cristiano ha corroído los cimientos de la espiritualidad, de tal manera que la presenta ablandada, fofa, pero con guste dulzón, pastelero, meloso, sensible. Ya lo dice, claramente, San Juan de la Cruz: “Si en algún tiempo le persuadiere alguno, sea o no prelado, doctrina de anchura y más alivio, no le crea ni abrace aunque se la confirme con milagros, sino penitencia y más penitencia y desasimiento de todas las cosas. Y jamás, si quiere llegar a poseer a Cristo, le busque sin la cruz”.  

La verdadera espiritualidad cristiano católica, no es otra cosa que restaurar la unión primigenia que tenía el primer hombre con su Creador. Los santos, a lo largo de los siglos, han esbozado un camino, que nos es otro que la vida de la gracia y la contemplación.

El P. Carlos Miguel Buela presenta dos realidades peligrosas de esta pseudo-mística en las cuales se muestra el carácter disolvente de la espiritualidad progresista, ante todo sobre el tema del pecado, (ya que se pierde el verdadero sentido de Dios). Y luego el de la justicia y la misericordia, (falsa dialéctica porque entienden sus fautores que quien habla de justicia niega la misericordia, y viceversa; porque ellos por hablar de la misericordia niegan la justicia y viceversa).

Acerca del Autor

Buela Carlos Miguel

Buela Carlos Miguel

El padre Carlos Miguel Buela, I.V.E., es sacerdote desde el 7 de octubre de 1971. Desde el comienzo de su sacerdocio se avocó con ahínco a la pastoral juvenil, con la convicción de que la Iglesia se ocupa de los jóvenes “no por táctica sino por vocación”.

Ha fundado el “Instituto del Verbo Encarnado” y el Instituto “Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará”, rama femenina de la Familia religiosa “del Verbo Encarnado”. Ambos institutos cuentan con rama contemplativa y activa y a 26 años de fundación  tienen  más de 1500 miembros misionando en los cinco continentes. Su carisma  es la prolongación de la Encarnación del Verbo en todas las manifestaciones del hombre y su fin específico la evangelización de la cultura.

Entre sus libros encontramos Jóvenes hacia el tercer milenio, libro que ya lleva la quinta edición y fue premiado en la Feria Internacional del Libro como «mejor libro sobre Religión y Espiritualidad».También es autor del Catecismo de los jóvenes, Modernos ataques contra la familia, María de Luján. El misterio de la Mujer que espera; Fátima. Y el sol bailó; Sacerdotes para Siempre, Pan de vida eterna y Cáliz de eterna salvación, y de numerosos artículos publicados en diversas revistas. Incansable predicador y gran propulsor de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Sexo, vida humana y derecho
      El P. Cornelio Fabro y el progresismo
      Nuestra Señora de Luján y el patriotismo
      Getsemaní
      El llamado a la conversión
      La Iglesia en la actualidad, el progresismo religioso
      Confesarse conviene
      Modernismo y revolución cultural
    • Las Dos Mujeres del Apocalipsis
      Fenómenos Extraordinarios
      Naturaleza de la acedia
      Testimonio de Bosco Gutiérrez
      Virgen de Guadalupe
      Principios de la moral cristiana
      Mensaje del Papa a los jóvenes de Buenos Aires
    • Libro de la Virgen María
      Santa Misa de canonizaciones en Roma
      Carta circular a los amigos de la cruz