La Humanae Vitae

Autor: Fuentes Miguel Ángel IVE . Visitas: 2565

Esencia de un documento profético

La Humanae Vitae

La mañana del 25 de julio de 1968 –recordaría años más tarde el Cardenal Casaroli, entonces Secretario de Estado–, Pablo VI celebró la Misa del Espíritu Santo, pidió luz de lo Alto... y firmó: firmó su firma más difícil, una de sus firmas más gloriosas. Firmó su propia pasión”. Se trataba de la Carta Encíclica HV, sobre la regulación de la natalidad; terminaba de esa manera un largo trabajo comenzado en 1963 por Juan XXIII al constituir una “Comisión para el estudio de problemas de población, familia y natalidad”. Pablo VI, al sucederle en el Pontificado, asumió el reto lanzado por su predecesor, sabiendo desde el principio que ésta sería una de las cruces más pesadas que le tocaría llevar.

Acerca del Autor

Fuentes Miguel Ángel IVE

Fuentes Miguel Ángel IVE

El P. Miguel Ángel Fuentes, es sacerdote del Instituto del Verbo Encarnado, ordenado en 1984. Licenciado en teología por la Pontificia Universidad Angélicum, de Roma; y doctor en Teología con especialización en Matrimonio y Familia, por el Instituto Giovanni Paolo II, de la Universidad Lateranense de Roma.

Ha sido profesor en la Universidad Católica de San Luis, en el Seminario Diocesano de San Rafael, en la Casa de estudios Fulton Sheen Residence, en Washington (USA), en el Estudiantado Santa Catalina, de San Rafael (Argentina), y en el Seminario religioso del Instituto del Verbo Encarnado, en San Rafael. Actualmente es docente en este último centro de estudios y dicta cursos de actualización teológica en Argentina, Italia y Estados Unidos.

Ha publicado numerosos artículos en revistas de teología, una veintena de libros (algunos de ellos traducidos al inglés, al italiano, al portugués y al árabe), y los veintiún números de la colección “Virtus” (sobre formación de la afectividad). Es el director de la página “El Teólogo Responde” y asesor del CEyTEC (Centro de estudios y tratamiento de enfermedades de la conducta).

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Pensamiento del Padre Meinvielle sobre la Cristiandad
      Adorar y amar a Dios
      Nuestra Vida en el Plan de la Divina Providencia
      Los cuatro septenarios
      El sentido del pecado
      Carta a uno que no concreta la Vocación
      El concubinato
      La guerrilla y la iglesia clandestina
    • La acedia en la sociedad
      Discurso a los emprensarios argentinos
      La vocación de los niños y la familia
      El Lugar de la afectividad en la realización humana
      Fátima
      La correcta interpretación del Concilio Vaticano II
      Caminar, edificar, confesar
      La acedia eclesial
    • Las fuentes de la alegría
      Un pequeño gran documento
      La felicidad como apertura