La patria y el bien común

Autor: Caturelli Alberto . Visitas: 4592

La patria don de Dios que subsiste en Él

La patria y el bien común

Cuando Caturelli reflexiona sobre la noción de patria, ofrece la siguiente caracterización: «un todo de orden que se compone de una comunidad concorde de personas vinculada a un territorio, que expresa su naturaleza en una lengua determinada, constitutivamente transmisora de una tradición histórica y cultural, orientada hacia el fin último absoluto que es Dios». Así, en el patriotismo cristiano el amor a la patria es ya amor a Dios; es un solo amor dirigido al Absoluto personal y a su don que es la patria: «El patriotismo cristiano, el amar sobrenaturalmente a la patria no permanente, amar la patria permanente que espera y el amar la patria celeste sólo puede amarla en, desde y con la patria terrena.

De ahí que el patriotismo cristiano sea misional y no sea orgullo sino humildad y cuando es dominio sea dominio con sentido trascendente como el patriotismo de Santa Juana de Arco en quien no se distinguía el patriotismo de su propio ascenso místico en Dios».

Contemplando desde esta perspectiva la gran patria hispanoamericana —con modelo en José de San Martín— Caturelli afirma el designio providencial de restauración católica de ésta.

Acerca del Autor

Caturelli Alberto

Caturelli Alberto

Alberto Caturelli nació en 1927 en Villa del Arroyito, cerca de la ciudad de Córdoba, República Argentina.

Licenciado en Filosofía por la Universidad de Córdoba en el año 1949 y doctorado en la misma Universidad en 1953. En la histórica «Casa de Trejo» cumplió una larga carrera docente como profesor, entre los años 1953 y 1993. Es profesor de Historia de la Filosofía Medieval e Investigador Superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), el principal organismo dedicado a la promoción de la ciencia y la tecnología en la Argentina, a cuya vida institucional estuvo vinculado muchos años.

Recibió el Premio Nacional de Filosofía, provincia de Santa Fe, (1965 a 1970), el Premio Consagración Nacional de Filosofía (1983), el Premio Internacional de Filosofía "Michele F. Sciacca", Italia (1987).

Es Doctor honoris causa de varias universidades (Universidad de Génova, Italia; Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, México; Universidad John F. Kennedy y Universidad FASTA, Argentina, entre otras) y miembro de redacción de revistas filosóficas argentinas y extranjeras.

Es miembro honorario de la Pontificia Academia para la Vida. Además de su innegable trayectoria ha tenido participación en la vida cultural de la Iglesia Católica, siendo un ejemplar defensor de la Familia.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Moralidad de los tatuajes
      Jueves Sacerdotal
      El matrimonio
      El mensaje de Fátima
      Ideologías anti-vida
      La fecundación artificial
      El liberalismo es la iniquidad
      Salud reproductiva
    • Qué nos da la fe
      Acerca del demonio
      Fátima
      La acedia eclesial
      Mensaje del Papa a los jóvenes de Buenos Aires
      San Agustin y la Historia
      Fe viva y fe muerta
      Evangelizar desde la cátedra
    • El Cura Brochero y la palestra del espíritu
      Jóvenes en el tercer milenio
      El problema del dolor