Las Profecias Mayores

Autor: Castellani Leonardo . Visitas: 5819

Las Profecias Mayores

Acerca del Autor

Castellani Leonardo

Castellani Leonardo

En 1913 se incorporó al colegio santafesino La Inmaculada, de los padres jesuitas, en donde se recibió de bachiller en 1917.

El 27 de julio de 1918 ingresó como novicio en la Compañía de Jesús. En 1929 viajó a Roma y allí fue ordenado sacerdote, el 27 de julio de 1930.

Cinco años después, ya terminados sus estudios en Psicología, Filosofía y Teología, regresó a la Argentina.

Se dedicó a la docencia y al periodismo, mientras consolidaba su prolífica vocación de escritor: más de 60 títulos, varios de ellos aún inéditos, que abarcan todos los géneros y temáticas.

Fallecido el 15 de marzo de 1981, el Padre Castellani fue, además de una gloria de nuestras letras, un sacerdote ejemplar y un símbolo de la argentinidad.

Su obra y su figura son permanentemente revalorizadas por las jóvenes generaciones de nuestra Patria, en virtud de las continuas reediciones de sus libros, como así también de la publicación de aquellos títulos nunca editados o editados en forma limitada y hace ya mucho tiempo.

Su estilo peculiar, tan criollo, incisivo y humorístico, sumado a la cualidad profética de sus escritos, conducen al lector a una obligada reflexión sobre cuestiones tan elementales como trascendentes: la forma de pensar y de vivir, la amistad, la familia, la patria, la religión, el cielo.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Nuestra Señora de Luján y el patriotismo
      Circunstancias históricas de la crisis modernista
      La virilidad religiosa
      La oración y los sacramentos en la familia
      La conciencia
      La vocación
      Mayo revisado- Falacias de la historia
      Solemne Domingo de Pascua
    • Lucha y victoria sobre la acedia
      el Gran Milagro
      Homilía de inicio del Pontificado
      El rey David
      La virtud de la caridad
      La Reforma de Lutero
      Una nueva visión de la homosexualidad
    • La Política
      Así ama Él
      La defensa del desatino